jueves, 28 de septiembre de 2017

Libros:La verdad sobre el caso Harry Quebert.





Antes de escritora soy lectora, y me he dado cuenta leyendo este libro que ambas pasiones tienen mucho en común. En esta ocasión fue Guille quien dio con este libro. Le gusto y me invitó a que lo leyera. 


Marcus es un joven de treinta años que después del éxito de su primera novela, se encuentra ante el síndrome de la pagina en blanco. Decide visitar a su mentor buscando la inspiración. A partir de esta premisa nos encontramos con una novela compleja en cuanto a su estructura, fácil de leer y que engancha en cada una de sus páginas.



Nos encontramos con una historia en varios tiempos, que entre sí se alimentan, y en conjunto forman una historia en la que desde la primera página nos preguntamos quién era realmente Nola y quien la mató. Para responder a esas dos preguntas nos sumergimos en la vida de un pueblo de los setenta, en la vida de sus gentes, en sus sueños, en sus fracasos, en sus mentiras, en sus secretos más oscuros y en la búsqueda de una felicidad que no supieron encontrar. Casi treinta y cinco años después quienes todavía viven siguen anhelando aquello que soñaban y nada es lo que parece. Nuestro protagonista se busca a sí mismo, en una lucha por salvar a su mentor  de la hecatombe. 



Al principio de cada capitulo Harry aconseja a Marcus sobre la manera de escribir,  dándole 31 consejos: desde como comenzar el primer capítulo hasta el momento en el que el libro sale del control del autor. 


Novela negra, con tintes de humor e ironía sobre todo sobre el mundo editorial y sobre las relaciones familiares del protagonista. Añade también algunos momentos históricos de los últimos años ocurridos en América, que cambiaron el país. 


Recomendable para los amantes de la lectura, de los desafíos y sobre todo de quienes disfrutan leyendo y escribiendo.





Imagen propia, bajo la misma licencia que el Blog. 





martes, 12 de septiembre de 2017

Somos...





Somos cipselas,
movidas por el viento,
que vuelan, que se alejan
deseando, que el verano
sea eterno.







Imagen propia bajo la licencia del Blog.