sábado, 18 de enero de 2014

Radio.




Pregonero en las mañanas,
compañero fiel
en noches de adolescencia,
de madurez.

Sombra de la soledad
amante lánguido
conocedor de nuestros
Deseos.

Amigo en la tristeza
y en la alegría
aliado en aventuras
y en juergas.

Mil y una voces
en una pequeña
Cajita.

Días de playa
y amigos
la canción del verano
la balada con la que
nos enamoramos.

Noticias de la esquina
a miles de millas.
Radio, ondas
con las que crecí
y ahora sigo haciéndolo.

Legado de mi madre
que bulle en mi sangre.
En el trabajo
en el día a día.

Sueños de sinfonías
todo unido en una
sola voz que
recuerda
que no estás solo.


Fuente imagen: Wikipedia, Wikimedia commons user Tysto. 

8 comentarios:

  1. Aparte de ti, he conocido a bastantes personas que compartían esas ideas: la radio estaba ahí siempre, les hacía sentirse acompañados. Un abanico tan amplio que va desde mi abuela hasta a quienes veo hoy con los auriculares como si fueran parte física de sus orejas. Me gusta como lo has dicho, la forma breve e íntima de expresión.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy de radio de toda la vida. Buen poema.

    ResponderEliminar
  3. :) en mi casa también la radio estaba encendida a todas horas, una buena compañía y trae musas para hacer poemas como este. gracias. un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. me alegra que te gusten las dos cosas, al final vamos a ser tod@s del club de la radio. un abrazo.

      Eliminar
  5. Me encanta la radio. Y como lo conviertes en poema, Leonor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Merit, yo también soy de el club de fans de la radio. Buen finde y un abrazo.

      Eliminar