miércoles, 26 de octubre de 2016

Tang Xianzu el tercer genio.




La vida es muy curiosa: el pasado fin de semana  una noticia de un periódico digital me acabó llevando a una exposición que había en Granada, de la que no tenía ni idea  que existía.


Tang Xianzu fue un poeta y dramaturgo chino que vivió en la misma época que Cervantes y Shakespeare y  aunque no es apenas conocido fuera de las fronteras de su país llegó a tener tanta fama por sus obras  como el cisne de Avon y el manco de Lepanto.





Nació a mediados del siglo XVI en la ciudad de Linchuan, al sureste de China, en una familia acomodada y letrada. Con cuatro años ya leía y con 12 escribía poemas.

Se dedicó a la carrera política al final de la dinastía Ming en la que sufrió muchos sinsabores y hasta el destierro. Cuando dejó la política centró todos sus esfuerzos en escribir.  

Sus obras tienen como protagonista a la mujer cosa bastante impensable en una sociedad como aquella, en la que los matrimonios concertados eran lo habitual y las mujeres tenían un papel secundario. En sus obras también hace una crítica de la sociedad china que vivía el ocaso de la Dinastía Ming.

Escritor prolífico, gran poeta,  es más conocido por sus obras teatrales: entre ellas El pabellón de las peonias que ha sido traducido al inglés y al español, cuya edición ha sido presentada este mes de octubre.


Para celebrar el cuarto centenario de la muerte de este  escritor y de paso presentar la traducción de su famosa obra la Universidad de Granada y el Instituto Confucio hicieron una modesta exposición sobre el autor y sus dos coetáneos antes citados.





 Varios paneles informativos muestran una pequeña biografía de cada uno teniendo como núcleo la vida y  obra de Xianzu. También hay una parte interactiva que lastimosamente no funcionaba por falta de material (gafas 3D) no permitiendo disfrutar en conjunto de la exposición.




Algunas  reproducciones ponían fin a la visita: un traje del vestuario de la  protagonista del Pabellón de las peonias, una maqueta del pabellón, y varios ejemplares de la obra, la traducción al español, el original chino y partituras sobre la música que acompaña a la representación teatral.








Por otra parte en la prensa nacional han salido varias noticias sobre el tema, entre ellas una en la que cuenta que la ciudad de Fuzhou van a crear reproducciones  a tamaño real de las localidades que vieron nacer a Cervantes,  Shakespeare y Xianzu como parte de los festejos del cuarto centenario de su muerte. 



6 comentarios:

  1. Es curioso, pero si los occidentales sabemos poco, por no decir nada, de la cultura china, a ellos les pasa lo mismo. Y si de un tiempo a esta parte bien es verdad que los chinos están adoptando una actitud de interés hacia la cultura occidental, no nos pasa a nosotros lo mismo. Una pena.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Carmen, es cierto que la gente tiene poco interés pero lo bueno es que existen excepciones de personas curiosas y espero que siempre las haya. Un abrazo y buena semana.

      Eliminar
  2. Desconocía la existencia de éste dramaturgo. Una interesante entrada que nos acerca a la cultura china, desconocida para muchos entre los que me incluyo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Ambar: Las casualidades y el interés nos llevan a lugares y a conocer a personas diferentes y compartirlos es un placer. Me alegra que hayas descubierto temas interesantes un abrazo.

      Eliminar
  3. Aunque era una muestra pequeña, y la tecnología había desaparecido misteriosamente, mereció la pena. Por lo desconocido, por lo "casual" (no creo en las casualidades) y por la compañía. Y el marco era perfecto, te emplazo para otra entrada dedicada al lugar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de emplazar me suena muy trágico, haré una entrada sobre el lugar tomo nota. Gracias por el comentario majo. Un abrazo.

      Eliminar