lunes, 26 de septiembre de 2016

Los culpables.






 Es curioso que cada vez que veo las noticias, los periódicos, la televisión y escucho las conversaciones de la gente  me doy  cuenta de lo equivocados que estamos.

Desde que somos niños y jugamos entre nosotros, nos peleamos e imitamos a los mayores, todos nos hemos llevado más de una vez las del pulpo . Siempre hay quien se las lleva todas, quien las da, por supuesto siempre hay un chivo expiatorio y un culpable: la criatura... los padres, la educación que le dan, la sociedad... se nos olvida que todos hemos sido niños y  nos hemos peleado. El problema es cuando se sale de los limites y lo personalizan los mayores.

Curiosamente en cualquier problema diario, en el trabajo, con la familia, con los amigos siempre tenemos que buscar algo o alguien sobre lo que recaiga el peso de toda nuestra impotencia, ira, tristeza, frustraciones y una larga lista de sentimientos y asuntos sin resolver que seguirán estando ahí, por lo que el problema no se ha solucionado.

Los causantes son todos los demás, nosotros quedamos exculpados por nuestra obra y gracia y la mierda siempre se queda fuera. Dejar los prejuicios, las proyecciones de nuestros problemas y defectos sobre los demás es un buen comienzo para ver la vida de otra manera.  
Todos en mayor o menor medida queremos hacer un mundo mejor. Para ello, como un refrán chino dice, mejor demos tres vueltas a nuestra casa antes de querer cambiar lo de fuera.


Replanteémonos el cómo actuar sobre lo cercano en vez de quejarnos de todo: si en nuestro barrio faltan papeleras, si nuestra vecina deja algo delante de nuestra puerta,  si el compañero es pesado y  no deja de contarnos la misma historia, todos los días la misma  discusión por el mando con nuestra pareja....

En las peleas y altercados buscamos la mayoría de las veces  tener la razón en vez  del entendimiento mutuo.

Puede uno quedarse en la rueda girando eternamente o ponerle solución. No somos iguales y se puede necesitar más o menos tiempo, pero la satisfacción y la ligereza de no tener ese peso merecen la pena.

Menos culpables y más soluciones. 






Imagen de wikipedia  Autor: Lionni. 

Bajo la misma licencia que en la pagina de wikipedia. 
































2 comentarios:

  1. Los culpables (si eso existe, que lo dudo) siempre son otros. Muy bueno. Muacs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias el origen de la palabra y su uso durante tantos siglos daría para muchas entras. un abrazo Thorongil. :)

      Eliminar