jueves, 30 de julio de 2015

Cuando se difuminan las fronteras.



No hace tanto Amaiur escribió un relato titulado 'Las tentaciones del obispo', en tono de cuento medieval travieso. Resumido, narraba cómo una comunidad de prostitutas bastante próspera quería incluir y pagar una capilla consagrada a la Magdalena en una iglesia en obras. Los problemas y las ingeniosas maneras de eludirlos, siempre con un aire cómico. Por supuesto, el asunto de su relato no era mera invención. Estaba sólidamente apoyado en documentación histórica y en respetables autores. Pero eso no se incluye en un cuento, porque resta frescura.



Sin duda le resultará a ella, y a quienes leyeron su relato e incluso lo comentaron, curiosa la noticia cuyo enlace pongo.


http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/07/30/paisvasco/1438259053_929792.html?rel=ult



Imagen: Wikipedia Commons.



6 comentarios:

  1. Ya he vuelto de la buena vida. Me ha dejado pensando esto.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Pedro. Tómatelo con calma. Total, así sienta mejor XD...Y sí, da que pensar.

    ResponderEliminar
  3. También a mí me pareció inquietante, Len.

    ResponderEliminar
  4. Qué curioso, luego criticamos a la gente de antes.

    ResponderEliminar
  5. Ya ves, Antón...total, para hacer lo mismo,o peor.

    ResponderEliminar