sábado, 18 de enero de 2014

Piedras en el camino (I)



Creció entre los trigales y la sombra de los árboles que resguardaban la plaza del viento en invierno, y los pocos días de calor del verano daban sombra para todos los gustos y tamaños.

Antes no miraba nunca el camino que salía del pueblo, solo cuando su padre o su abuelo cogían el tren y regresaban  siempre llegaban con algo para ella.

Sacaba agua del pozo y desde allí el camino se veía, infinito junto al río y delator por las piedras que lo alfombraban.
A veces llegaban forasteros con bestias o sin ellas, comerciantes, pastores trashumantes, visitas, y en ocasiones caminantes cuyo hogar era el camino y cada aldea o pueblo su reposo.

Para las gentes del pueblo estaba ya en edad de merecer, para sus padres y hermanos era demasiado pequeña aún, y ella soñaba con lo que había más allá de las piedras del camino.

Sobre todo en las tardes de verano se paraban los caminantes para beber agua y ella más sedienta de historias y noticias, los recibía con una sonrisa. Oasis de sombra y agua fresca que ayudaban a caminar el último tramo.

Siempre vigilantes su abuela y madre hacían tareas a la sombra de la casa. Ya habían visto el fuego en la mirada de la muchacha.

Era joven y su sonrisa era tan clara y fresca como el agua, aquel remanso de paz era lugar de confidencias y cuando estaba a solas, el lugar donde soñaba con lejanas ciudades y maravillosas historias que alguna vez viviría.


Una mañana se despertó antes que nadie y sin haberlo planeado cogió su maleta de cartón y siguió por el camino que no tenía fin. 



Fuente imagen: Wikipedia, Wikimedia Commons. User: Manuel de Corselas.

12 comentarios:

  1. Viviendo en un cruce de caminos, allá donde los viajeros sólo estaban de paso, ella escuchaba miles de historias que reconstruía en sus silencios con la imaginación. Pero, aunque su mundo físico era pequeño y estrecho, su mente volaba más allá de esos muros que la encarcelaban. Sólo hacía falta tiempo y decisión para que tomase el petate y se marchara.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Gracias por aportar tu granito de arena, muy buena reflexión y enriquecimiento para la historia. un abrazo y buena semana.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Me alegra que te guste Lucas :) cuidadito con el frio. un saludo.

      Eliminar
  4. Me gusta más leído por tercera vez, Leonor.

    ResponderEliminar
  5. Cuidadito a ver si al final te pasa como con el chocolate, jajajajajaja es broma. Hay artículos que cuanto mas se leen gustan mas. un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. Lo es y los lugares en los que hay cruces de caminos o un camino ocurren historias extrañas. un saludo y buena jornada.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Gracias Andres, acabo de releerlo y me lo parece a mi también.

      Eliminar