viernes, 23 de agosto de 2013

Noche estrellada.



Pasada la medianoche  hay quien duerme plácidamente,  y que descansa de un largo día de estudio o de trabajo, de alegrías, de tristezas, de la monotonía de todo lo que conlleva este mundo en el cual habitamos. Hay quienes no pueden dormir y es el insomnio su  compañero de mil y una batallas. Un buen libro, escuchar la  radio, o quizá repasar la jornada, o en ocasiones hechos que ocurrieron hace mucho tiempo. Las luces de la calle brillan mortecinas entrando por las rendijas de la persiana mientras la ciudad se adormece. Muchos llevan con resignación las horas de vigilia, quienes vigilan a los que duermen, quienes quitan las gafas de quien se quedó viendo la tele dormido. Un beso en la frente y la voz del televisor enmudece. Sólo unos pasos sobre el frió suelo, mientras en algún lugar un perro aúlla buscando compañía y consuelo. Las sirenas ya no se escuchan, los coches siguen pasando, jóvenes que vuelven de una fiesta de universidad, o de un sarao. Se llaman a gritos unos se juran amor eterno, mañana te llamare. Otros traen en los pies algún vaso de plástico o una botella encontrada en algún rincón. Piedras que golpean una ventana, esperando que su Blanca le abra la puerta, mientras que la Blanca en cuestión está bastante negra, y espera a su amado armada para la guerra. Hay quienes buscan en lo que dejaron otros, amparados por la noche su sustento. Otros recorren la ciudad montados en mastodontes de hierro, que alimentan para que dejen de gruñir. Todos duermen, otros se despiertan, por que es la noche su vida, el momento de buscar su presa. Son las sombras su amparo y la madrugada su droga. Pasos de alguien que olvidó el camino a casa y encuentra en el banco del parque una suite hasta que llegue el alba. Gritos atenuados por las risas, hay quien juega al escondite, y quien prefiere jugar su vida y la de los demás a la ruleta rusa. Un disparo, esta vez no había bala. Mañana será otro día. Cada vez los ruidos se suavizan y la noche sigue su camino. Unos buscan en sueños, otros miran el reloj, convencidos que siempre marca la misma hora. Noche... de satén y de algodón, de unos y de otros de batas blancas y monos amarillos. Noche de naufragios de sueños por hacer, de anhelos susurrados. Noches que empiezan y acaban, con la seguridad que no será la última.

Fuente Imagen: Wikipedia Creative Commons. 


14 comentarios:

  1. Hace poco leí "Las lárgimas de San Lorenzo" de Julio Llamazares, libro cuya portada luce precisamente ese cuadro de Van Gogh. Es una reflexión sobre el paso del tiempo, de la vida, rápida y fugaz como las estrellas, símbolo de unos hombres y mujeres que se fueron en el devenir de cada historia vital. Recuerdos, muerte, alegrías y tristezas se entremezclan como en este relato que hoy compartís.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Anoto el libro para mi lista de libros por leer, suena muy bien, y la vida es así como las estrellas fugaces, la oscuridad iluminada por la luminaria y después el recuerdo de su estela que permanece, gracias Carmen por comentar y leernos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No lo había leído, y me gusta muchísimo. Gracias, Leonor.

    ResponderEliminar
  4. A ti Lucas por leernos. un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Muy actual en su forma, y muy profundo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  6. Las noches a veces inspiran Juan Marcos. Un placer ver que un poco de imsonio dio para mucho. Buen finde.

    ResponderEliminar
  7. Me ha impresionado muchísimo. Gracias, Leonor.

    ResponderEliminar
  8. Me impacta esa magia tuya de lo cotidiano, Leonor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chelo acabare añadiendo esa frase a mi curruculum de escritora, me gusta. un saludo y buena semana. :)

      Eliminar