viernes, 16 de agosto de 2013

Los caminos amarillos



Caminos de grava de color amarillo o gris, reciben también el nombre de parcelarias. Si sus piedras hablaran no dejarían de contar historias, hasta el fin de los tiempos.  Muchos de ellos llevan a lugares escondidos, donde los más pequeños viven sus primeras excursiones y sus eternos juegos. 
Pistas improvisadas para jóvenes que dan sus furtivas clases prácticas de conducir, transitadas más en épocas estivales y primaverales, y menos en otoño y en el duro invierno, cuando  la nieve los envuelve en el silencio. 
Pistas de atletismo para quienes  emulando a Hermes, buscan entregar un mensaje que no existe. Algunas bordean cultivos de cereal, cercados con caballos, ovejas, o vacas. Otras son la única manera de poder llegar a pueblos o caseríos. Estrechas para aquellos que están acostumbrados a las autovías, algunas se duelen de los pasos del tiempo, baches y socavones, que ponen a prueba la paciencia de quien no conoce el terreno. 
En ocasiones son parte de la historia. Transitan a la par de las vías romanas, o en su caso son sus herederas, parte del trazado de caminos, como el de Santiago. Su trabajo nunca acaba. Desde antes que amanezca  son caminos de quienes van a trabajar el campo, o a cuidar animales. Senderos de peregrinos, de mercaderes, de paseantes y hasta de juerguistas que prefieren la tranquilidad de la noche y sentir sus  pies entre las piedras antes que pisar vías más transitadas. 

Fuente Imagen: Propia, bajo la misma licencia que el Blog. 



26 comentarios:

  1. Tiene encanto, me gusta. Creo que todos conocemos caminos parcelarios así.

    ResponderEliminar
  2. sin duda en cada pueblo o cerca de los montes de nuestro pais hay caminos amarillos con sus propias historias. un saludo y buena semana.

    ResponderEliminar
  3. Las parcelarias. Paseos iguales que nunca son lo mismo. Me gusta cómo hablas de lo cotidiano, de lo que no se ve..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablo de lo conozco en este relato me gusta trasformar lo cotidiano en algo un poco mágico para que cuando la gente vea pise esos lugares o viva esas situaciones recuerde lo escrito y sirva de ayuda para su mente e imagine y sienta esa magia. Viendo lo que me dices lo he conseguido. un saludo.

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho. Yo también iba en bici para matarme por las parcelarias, de niño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras no te dejaras ningún diente esta bien. Todavía recuerdo como aprendí andar yo en bici, si las piedras hablarán. buena semana Antón.

      Eliminar
  5. O los dientes o la barbilla solía ser lo primero que te dejabas. Yo al menos XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mio eran mas rodillas o cejas, hay para todos los gustos, aunque la barbill también triunfaba bastante.

      Eliminar
  6. Las rodillas y los codos y los pantalones XD

    ResponderEliminar
  7. y las caras de las madres unos poemas jajajajaja.

    ResponderEliminar
  8. Ya veo que muchos medisteis las parcelarias directamente XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. haciendo practicas para ser topógrafos o delineantes, jajajajaja.

      Eliminar
  9. No habré puesto yo agua oxigenada a hermanos, amigos, hijos jajajajajajajajjaaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para montar un par de boticas seguro, nosotros ademas de agua oxigenada también nos ponian mercromina y recuerdo como picaba aquello. jajajajaja.

      Eliminar
  10. Yo era muy buena en bici. Mejor que niñas y que niños, era la ostia. Todavía lo soy, para una cosa en la que no tengo rival jjjaajajajjjajajjajaj. En parcelarias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. todos somos buenos en algo, y no tenemos rival seguro que sigues siendo la dueña de la carretera, :) un saludoy buena semana.

      Eliminar
  11. Parcelaria-Casa de Socorro. Yo hubiera inventado esa señal de tráfico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No seria una mala idea, todavía puedes hacerlo seguro que muchas madres y padres y abuelos te lo agradecerán ademas de viandantes. :)

      Eliminar
  12. Mis abuelos tenían caballos de faena y para vender de carne. En el pueblo, en un prado. Yo no fui a la casa de socorro, sino al hospital de León a que me escayolaran jajajajajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pieza como todos los que hemos comentado esta entrada, que seria nuestra vida sin esos momentos. gracias por compartir tus experiencias Chelo. un saludo.

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Creo que no eres el único conozco a un par que tampoco les dejaban andar en bici, a mi si, pero menudos leñazos me daba, jajajajaja. Sobre todo al principio y cuando cambie a bici de mayores. un saludo Juan.

      Eliminar
  14. Yo iba en plan Perico con mi hermana de paquete, yo nueve y ella seis. Nos rompimos huesos, hubo mucha sangre y menos mal nos recogió un tractor que venía de las eras. Nada de bici. Para los restos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puffff pues mira que tengo historias para contar pero como esa creo que no,me alegra que sobrevivierais los dos lo malo el precio a pagar. un saludo.

      Eliminar