viernes, 16 de agosto de 2013

Aquellas mujeres.


Yo quiero hablar en esta ocasión de esas mujeres que sutilmente han acariciado mi vida, sin saberlo haciéndome más consciente de lo que soy. 

En los pueblos pequeños todos en mayor o menor medida se conocen, y en ellos es donde yo crecí. Sillas junto a las puertas, mujeres sentadas al fresco de las noches de verano mientras vigilaban a los más pequeños. Ellas me enseñaron a tratar con respeto a los mayores, a no tener  miedo, a cuidar a los más pequeños y ante todo al observarlos, a saber cómo desenvolverte en su mundo.

En los caminos de Caperucita Roja que tantas veces transité haciendo recados, aunque no había mil y un lobos acechando en cada recodo del camino, cada viaje era una nueva aventura con nuevos encuentros que hacían que mi imaginación volara, y cada charla fuera algún nuevo dato para atesorar en mi memoria infantil. Visitas a vecinas, historias de tiempos que me parecían lejanos, alimentaban mi curiosidad y la hacían cada vez más grande.

Me contaban sus vidas con melancolía por todo aquello que no tuvieron. Decían que yo debía  estudiar y aprovechar cuanto  estaba a mi alcance para ser una mujer de provecho. Aquello que ellas no tuvieron y querrían haber podido alcanzar. Nadie les contó el final de su historia como yo no sé el de la mía. Aún  en ocasiones encuentro  mujeres  similares a las de aquellos tiempos. Pero yo no soy ya la misma.


Algún día yo seré también una de aquellas mujeres, a mi manera, y como ellas iluminaron mi vida yo lo hare con otras. 

Fuente Imagen: Propia, bajo la misma licencia del Blog. 

26 comentarios:

  1. Hay que ver como haces las cosas sencillas mágicas. Felicidades otra vez.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por tu cumplido cuando lo que nos rodea es magia la vida también lo es. Me alegra contribuir a ello. un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Aur, muy adecuado para el día de la mujer trabajadora, que tengas una buena semana.

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. me alegra las noches tienen otro color en ocasiones, un abrazo y buena jornada.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Recuerdos casi siempre lo son. un saludo.

      Eliminar
    2. No me expliqué bien: conmueve, sí. Por lo directo. Pero lo que conmueve de verdad es la fuerza.

      Eliminar
    3. :) gracias y a mi me alegra que lo que escribimos llegue y genere tantos sentimientos buenos y buenos ratos. un saludo.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Gracias Presentación, a tod@s nos han acariciado alguna vez la vida alguna mujer. un saludo.

      Eliminar
  7. Hay mucha sabiduría y mucha magia en ese relato.

    ResponderEliminar
  8. :) leo que te ha impresionado, dicen que los buenos perfumes vienen en pequeñas dosis o minúsculos envases, esto es lo que pasa con este relato. Se dice lo que hay que decir en pocas y certeras palabras. que pases una buena semana santa.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Antón buen Lunes de pascua.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta ese homenaje a las mujeres que tanto nos enseñaron, y a las que se le reconoció tan poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo Alodia fueron, son y seran la base de muchas familias ademas de la memoria viva, lastima que algunos y algunas se olviden de ello. un saludo y buena semana.

      Eliminar
  11. Es precioso. Seguro que eres como ellas.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Andres el favor que tu me haces, jajajajaja. un saludo y buena tarde.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Merit, al final acabare sonrojandome, jajajajaja. buen finde.

    ResponderEliminar
  14. Respuestas
    1. gracias Juan, que la magia fluya que es parte de aquello que nos mantiene vivos.

      Eliminar