domingo, 8 de abril de 2018

Un aniversario.






La primera vez que nos encontramos, no tenia más de ocho años y aquel libro  tenia un titulo que me produjo curiosidad. Como una sirena podía llegar a ser anciana. Miré el libro y se lo devolví a su dueño, me pareció una cima difícil de alcanzar, pero no me olvidé  de aquel título ni del nombre  de su autor: José Luis Sampedro. 

Algunos años después, el doble de los que tenía la primera vez, nos encontramos en una biblioteca. Acaricié su lomo y descubrí la misma sirena, y el mismo autor esperándome para viajar. 

Le siguieron la sonrisa etrusca, real sitio, y otros tantos, entonces no teníamos tan a mano internet y aquel hombre que aparecía en la contraportada, un economista con muchos estudios y edad, era todo un misterio. Rompía mis esquemas una y otra vez, en cada una de sus novelas y sus palabras me acompañó en los malos y mejores tiempos.

Hoy hace cuatro años que nos dejó, y es el día en el que se más de él por las entrevistas que ha dado, por sus luchas, por sus novelas y frases que quedarán para la posteridad, y quienes vendrán. 

No tengo palabras para agradecer todo lo que sigo aprendiendo de sus enseñanzas,  la suerte que he tenido en conocer su obra y vivir a través de sus letras. Ellas son parte de mi vida y me han hecho mejor persona.

Por eso cuando me piden que les recomiende una lectura, siempre está presente. Gracias José Luis por todo lo que nos diste, das y darás. 

Imagen propia bajo la misma licencia que  el Blog. 











6 comentarios:

  1. Un artículo genial. Enhorabuena. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a José Luis Sampedro y a ti por esta estupenda entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecida por tu comentario Ambar, buena semana y mejor finde. Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¿Puedes creerte que me encanta este autor y solo he leído de él La sonrisa etrusca? Me anoto éste para leerlo también. Me ha encantado la entrada.
    Muchos besos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Margarita, cuando te lo leas comentamos, si te gusto la sonrisa etrusca seguro que te encantara la vieja sirena. Un abrazo.

      Eliminar