martes, 17 de mayo de 2016

Trama.




Todo empieza
con un roce.

El telar despliega sus nudos,
sisean colores,

y el destino
teje los hilos.






Imagen propia, bajo la misma licencia que el blog.

4 comentarios:

  1. Precioso poema para un profundo pensamiento.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Ambar. Me alegro de que te guste.

    ResponderEliminar
  3. Circe siempre tiene la llave del destino.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado la comparación, Carmen. Aunque yo prefiero llamarla Vairë, porque dentro de los rostros posibles cada quien escoge matices. Buena semana, un abrazo.

    ResponderEliminar