domingo, 16 de febrero de 2014

Ni es santa, ni es llana, ni tiene mar...




Recuerdo la calle que baja empedrada, en primavera mojada y en otoño también. Paraguas como champiñones que caminan entre las puertas de negocios abiertos en las partes bajas de casas solariegas de piedra y hiedra.

Portales de palacios hospitalarios, más en primavera y verano, que esconden los aromas y los secretos de Santa Iliana del mar que, según dicen, ni es Santa ni es llana ni tiene mar.

Llana no es, lo puedo yo jurar, y si no,  lo juren las novias e invitadas que se casan todo el año en su colegiata que tienen espíritu de funambulistas y caminan por el empedrado sobre tacones de vértigo.

Santa es la patrona, la villa tiene un halo de sueño pagano, de antiguo y de dormido que se niega a despertar. A deshacerse de su encantamiento de siglos que te atrapa en cada rincón, sobre todo en noches de otoño en las que crees estar en una ciudad medieval.

Baja la calle entre tiendas y tascas y a la izquierda el agua corre hasta detenerse un momento en un abrevadero que  ha  perdido su cometido. Ahora abreva la curiosidad de la gente y la sed de los curiosos.

Allí está cual reina en su trono, quieta, resplandeciente, invitando a que quien la visite descubra sus secretos y encuentre lo que busca: La paz, el sosiego si se es peregrino o devoto, y si se es curioso erudito, sus bellezas y tesoros.

La entrada está escondida hacia el oeste, en un callejón pequeño y discreto que de seguro conoció mejores tiempos. Cuando uno se acerca y mira ve de más cerca el paso de los siglos en las piedras y las humedades, que son dueñas y señoras la mayoría del año.

La colegiata, cuando la vimos estaba en obras, y si uno lo piensa posiblemente nunca deja de estarlo ya que como se dice una catedral nunca se acaba. Lo mismo vale para una colegiata.

La santa descansa en su lecho eterno, entre piedras y velas,  al  estilo de la bella durmiente, pero sin Disney. El claustro es un jardín olvidado lleno de hiedras y verdes oscuros que parece esconder un paraje olvidado.

A Santa Juliana se la representa en ocasiones junto a un dragón que es  el diablo y ahora pienso yo que posiblemente esté entre las hiedras del claustro guardando a la santa y a los que reposan en las esquinas.
Nada falta: las historias de los capiteles son buena biblioteca sin libros, y el mapa del tesoro  los escudos y marcas, algunos toscos, que dejaron los que vivieron allí hace más de un milenio.

Por último acabaré esta pequeña visita  con un apunte: ya expliqué lo de santa y llana, pero no es cierto que Santillana no tenga mar. El municipio posee una pequeña salida, la playa de Santa Justa.








Fuente Imágenes: Propias misma licencia que el Blog. 




18 comentarios:

  1. La entrada número 100...eso merece celebrarse XD

    ResponderEliminar
  2. Ya te digo por lo menos que sean 900 mas :)

    ResponderEliminar
  3. Felicidades por las 100. Muy buena entrada viajera, Leonor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana espero que sean muchas mas y que vosotr@s las disfruteis. un abrazo.

      Eliminar
  4. Estuve una vez en Santillana y viajé en el tiempo durante un día entero. La verdad es que está maravillosamente bien conservado, lo cual no es habitual en este país. El ambiente era fenomenal porque había muchos turistas. Imperdonable: no entrar en la colegiata. De ella tengo un mal recuerdo: una voz enlatada de un cassette explicaba el claustro. Un horror.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he pasado muchos periodos vacacionales allí y nunca me caso de perderme en sus calles y descubrir algún lugar nuevo. La ultima visita la hice con Thorongil y estuvimos en la colegiata, no había voz metálica explicando el claustro pero si que habia un guardián del calabozo que vigilaba el lugar y parecía querer meter prisa para que la gente circulara, la cuestión es que no había mucho turista el día era gris y llovía. A nosotros también se nos quedo un ligero amargor por lo demás con ganas de volver. un abrazo y gracias.

      Eliminar
  5. Lo es y dan ganas de volver. Gracias Presentacion :) es mi estreno en temas de viajes.

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. Gracias Andres espero que si ya habéis ido lo disfrutarais y si no que lo disfrutéis cuando vayáis merece la pena viajar, a un lugar como ese o a donde se quiera. un abrazo y buen viaje :)

      Eliminar
  7. Felices 100 entradas, que sean diez mil más, enhorabuena, ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fearn Fall eso esperamos y que vosotros lo veáis y disfrutéis. un abrazo y gracias por estar por aquí. buen finde.

      Eliminar
  8. Que haya muchas entradas más: enhorabuena a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias eso esperamos y que vosotros las disfruteis. :)

      Eliminar
  9. Enhorabuena por el centenar de entradas; el millar está a la vuelta de la esquina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gabriel :P vamos camino de las doscientas. un abrazo.

      Eliminar