sábado, 21 de diciembre de 2013

Arzobispo asesinado: trending topic diciembre 1170.




La biografía de Thomas Becket es bastante conocida, incluyendo la película que volvió a hacerlo famoso gracias a la gran pantalla. Además, todos los estereotipos de la historia resultan ciertos y comprobados. Hijo de un gran señor normando, compañero de juergas del joven príncipe Enrique II de Inglaterra, listo, hombre de mundo, viajero y universitario.

Estudió en París y Bolonia. Fue enviado por uno de sus protectores, el arzobispo de Canterbury, en misión diplomática a Roma. Incluso llegó a ser el tutor personal del hijo mayor de su amigo el rey Enrique. Tenía la carrera asegurada. Antes de cumplir los cuarenta era Canciller del Reino.

Nadie dudaba de su total fidelidad hacia el rey. Pero entonces fue consagrado arzobispo de Canterbury, y cambió radicalmente de conducta, de principios y de bando. Finalmente lo asesinaron por orden real  en el atrio de la catedral de Canterbury: antes de ponerse el sol, un martes 29 de diciembre de 1170, cuando entraba a Vísperas con la comunidad monástica.

Su popularidad fue tan inmensa como rápida. Canonizado a los tres años de morir, su culto se difundió por Europa occidental junto con multitud de leyendas. El mismo año en que Becket fue asesinado, la hija del rey Enrique II, Leonor, se casaba con Alfonso VIII de Castilla. 

Con ella y con peregrinos ingleses acomodados que viajaban a Compostela llegaron la historia y la devoción. Entre 1175 y 1180 se habían construido tres iglesias bajo la advocación del arzobispo mártir: una en Salamanca (1175), otra en Soria y la tercera en Tarrasa (1180). Ya entrado el siglo XVI la popularidad del culto no había decaído, como lo demuestra la iglesia de Santo Tomás de Canterbury en Vegas de Matute (Segovia).



Vidriera de la Catedral de Canterbury mostrando el asesinato.


Iglesia de Santo Tomás Cantuariense, Salamanca (1175)


Fresco. Ruinas iglesia Santo Tomás (actualmente San Nicolás) en Soria, 1180.




Frescos del asesinato de Thomas Becket en la iglesia de Santa María de Tarrasa, siglo XII.





Iglesia de Santo Tomás de Canterbury, siglo XVI. Vegas de Matute, Segovia.


Enlaces.


Becket, película (1964).

Sobre la iglesia y los frescos de Soria:


Artículo Wikipedia:

12 comentarios:

  1. Me ha interesado mucho. La de cosas que tenemos cerca y no sabemos...jajajaj

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante y divulgativo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Merit. Eso pasa a menudo, que tenemos cerca muchas cosas y, por costumbre, ya no las vemos. Tiene remedio.

    ResponderEliminar
  4. Saludos, Sebastian: a mí también me parece buena, la película. ¿Corta y un poco censurada? Sí. Pero me gusta.

    ResponderEliminar
  5. A mi mi la película me gustó. Saber más también. La de ruinas que tenemos sin hacerles caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos demasiadas cosas cayéndose a pedazos, es cierto. Co optimismo, cabe decir que cada vez más personas se implican en proteger su patrimonio, el de su pueblo, su barrio o su ciudad. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  6. Hay que ver todo lo que tenemos cerca y no sabemos.

    ResponderEliminar