martes, 10 de diciembre de 2013

Agujeros.




‘Apartamento en alquiler, sin muebles. Cocina eléctrica de dos fuegos. 45 metros cuadrados más 20 de terraza. Dos armarios empotrados. Salón, dormitorio, baño completo. Agua y calefacción central incluidas. Ascensores. Novena planta. Orientación sur.’


Cajas de cartón. Voces bajo control, ambas muy entrenadas durante años de teatro amateur. Lo que era tuyo y lo que era mío antes de ser común. Eso es fácil. Lo que fue nuestro, pagado a medias: hay que negociar. Te cambio esto por aquello. Hasta ahí, vamos bien. Esto lo quiero. Y yo. Negociemos.

Ni una voz más alta que otra. Negocias. Como los del Titanic. Ahoguémonos vestidos de caballeros. Por supuesto, se te ha escapado un detalle. Y a la otra parte negociadora, también.
Pagas a medias la mudanza. Es justo. Es un alquiler. La otra mitad se va, tú te quedas.

Te vas a trabajar. Te engañas y empalmas el trabajo con las clases de universidad que te completan el día. Son las nueve de la noche de un lunes cuando metes la llave en la cerradura.

La mitad de todo ha desaparecido. No hay Tv, ni nevera. Por la casa ha pasado un ciclón. Negociado, pero sólo es ahora cuando lo ves.
Todo rige pretérito perfecto. Y de un modo irracional ves los agujeros. Los que han dejado tacos o clavos en las paredes. Sólo son eso, agujeros. Parecen mil bocas de heridas por las que se te escapa la sangre. Tapar agujeros.



Imagen: Wikipedia Commons.



16 comentarios:

  1. Cuando les pasa a los demás es una idea, cuando nos sucede es tan real como el dolor, el miedo el pánico, y otras compañías que se frecuentan. Pero también esta lo bueno y el futuro y el mañana que después de tiempo de luto y penitencia y claustro es de otro color aunque no lo parezca en un principio. :)

    ResponderEliminar
  2. Y hasta se convierte en literatura XDD. Gracias por leerlo y comentar.

    ResponderEliminar
  3. Me llama la atención la frase "Ahoguemonos como caballeros". Decir muchas cosas en tres palabras.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario, Merit. Y por haberlo leido.

    ResponderEliminar
  5. No se me habia ocurrido que la vida, si es eso, se puede convertir en literatura.

    ResponderEliminar
  6. Me ha puesto los pelos de punta.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por leerlo y dejar tu comentario.

    ResponderEliminar
  8. Es curioso. Nunca nos lo "dejan ver" del otro lado. Impacta.

    ResponderEliminar
  9. No creo que haya 'lados'. Unas lo cuentan, y los otros no. Mal hecho, por no expresar el dolor.

    ResponderEliminar
  10. Qué breve, que contenido y que duro.

    ResponderEliminar
  11. Tenía que ser breve. Y contenido. Muchas gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  12. Respuestas
    1. Que no pasa nada por comentar, Migue. Pero gracias por leer.

      Eliminar
  13. Breve pero intenso. Enhorabuena de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, nosmanipulan. Una delas mejores cosas que pueden hacerse con el pasado es convertirlo en literatura.

      Eliminar