viernes, 15 de noviembre de 2013

Palabras.



Las que no se llevó el viento,
esas que resuenan en mis oídos
cuando duermo.

Esas que se esconden
en mi escritorio,
entre los folios
en tus ojos.

Aquellas que dibujan
los amantes en sus
cuerpos y expresan
algo más que deseos.
Palabras…

Dichas en silencio
creadas en lejanos
ensueños.

Éstas que escribo
y siento.

Palabras que perdurarán

cuando ya no estemos. 


Fuente imagen: wikimedia commons autor Jottt. Articulo, casa Batlló

8 comentarios:

  1. Tengo la firme convicción de que las ondas de los sonidos permanencen suspendidas en el aire durante siglos. Ahora sólo tiene que venir un inventor con un aparato con antena adecuado para captarlas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. :) seguro que en algún momento seremos capares hasta de saber lo que nos susurra el viento. gracias por el comentario Carmen, un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Tiene razón Carmen. Es la sonoridad lo que más me impresionó de la forma del poema. Cómo suena. Cómo deja eco.

    ResponderEliminar
  4. :) los recuerdos y los ecos son dulces aromas que nos acompañan en la vida. Gracias Thorongil es un placer.

    ResponderEliminar
  5. Unos versos muy buenos, muy sensibles, muy afilados. Muchas felicidades, te seguire leyendo.

    ResponderEliminar
  6. Muy amable por tu parte y sera un placer que sigas leyendo. Buena noche.

    ResponderEliminar